Sobre mi

Mi nombre es Antonio Vidal y soy fotógrafo:

Heredé de mi madre la baja estatura y un gran poder de observación. Desde joven, la fotografía fue para mí una herramienta para entender la vida y, poco a poco, se convirtió en mi trabajo y mi pasión.
Mi amor por la fotografía nació hace 20 años cuando empecé a experimentar el placer que me producía inmortalizar momentos cotidianos, paisajes, rostros, naturaleza… Todo era susceptible de ser fotografiado y absolutamente todo me llamaba la atención.
Influenciado por los fotógrafos de mediados del siglo XX pasé largas temporadas viajando y buscando (como decía el gran Henri Cartier-Bresson) el “instante decisivo”. Pero amig@s, la fotografía es una profesión que requiere perseverancia además de pasión, así que sumando idas y venidas, subidas y bajadas, partidas y llegadas fui adquiriendo experiencia y lo que soy actualmente es la suma de todo eso. Feliz por haber encontrado una pasión a la que dedicarme sigo en este camino, desaprendiendo lo aprendido y abierto a seguir creciendo.
Confío en que esta pequeña introducción sobre mí no os haya hecho huir despavoridos. Si aún estáis aquí me alegra haberos entretenido con mi relato y como decía Humphrey Bogart en la legendaria “Casablanca”: “Espero que éste sea el comienzo de una hermosa amistad…”.